La caída del empleo también pega en el consumo

A la pérdida del poder adquisitivo que impacta con el consumo se le agrega el efecto de la caída del empleo.

Un informe del IERAL, el instituto dependiente de la Fundación Mediterránea señala que “el empleo privado formal se encuentra estancado desde hace cuatro años”, más allá de la recuperación que mostró el año pasado con relación al magro desempeño económico observado durante 2014.

A finales de 2015, el empleo formal volvió a contraerse y esta tendencia persistió durante la primera mitad de 2016. El estudio determina que desde entonces y hasta mayo pasado, se perdieron cerca de 100.000 empleos formales. Junto con esto se produjo una caída del salario real en los trabajadores formales, que en los primeros cinco meses de este año mostró una merma de 3,1% a nivel interanual. En el mismo período, según datos de Came, la caída del consumo se profundizó, hasta mostrar descensos del 8% en las ventas de los comercios minoristas.

“El actual contexto del mercado de trabajo requiere tanto de una mejora en la macroeconomía como de una agenda activa de reformas institucionales, de política laboral e impositiva que mejoren la competitividad de la economía. Así, podrían comenzar a revertirse tendencias estructurales que obstruyen la productividad, la inclusión laboral en entornos formales y un desarrollo territorial equilibrado y adecuado a las potencialidades productivas de cada región del país”, aconseja el IERAL.

Desde la entidad Idear Desarrollo apuntan que en mayo la cantidad de empleados registrados en el sector privado cayó 1% interanual, lo que implicó una destrucción neta de 60.000 puestos de empleo. Los dos principales sectores que expulsaron mano de obra fueron la construcción (54.000) y las industrias manufactureras (26.000), en un reflejo de la crisis que atravesaron durante la primera parte del año. Por otro lado, 8 de los 14 sectores de la economía experimentaron una creación neta positiva de empleo, destacándose el comercio (13.000) y los servicios sociales y de salud (10.000).

Del lado del empleo, se espera que en los próximos meses la recuperación más importante venga del lado de la construcción a medida que el Gobierno avance en el impulso a la obra pública. Así lo postula la consultora Economía y Regiones. “El Gobierno trabaja en un plan integral de obras públicas de infraestructura que generaría en forma directa nuevos puestos de trabajo y en forma indirecta permitiría una mejora de la competitividad para las empresas”, lo que daría margen para nuevos empleos. En ese sentido, mencionan el proyecto de ley de Primer Empleo, que se está negociando en la comisión de legislación laboral. El proyecto procura generar condiciones para favorecer la incorporación al mercado de trabajo de jóvenes de entre 18 y 24 años, a través de exenciones y subsidios a las empresas.

Extraído de http://www.ieco.clarin.com/economia/caida-empleo-pega-consumo_0_1626437523.html